Reivindicando la menstruación

El otro día, en una pequeña pincelada de uno de mis post, dejé entrever que no me importa reconocer abiertamente, el día que me he levantado con un humor de perros provocado por mis inquietas hormonas.

Y es que a veces parece, que en nuestra carrera contrarreloj hacia la igualdad entre sexos, hemos optado en ocasiones, (como la que hoy nos ocupa, por ejemplo), en negar cosas que nos diferencian de los hombres, por muy evidentes que sean.

Y yo sinceramente, creo que nos equivocamos.

Leer más

Ser bueno en tu trabajo: La Cara B

Que este hermoso país en el que vivimos es un auténtico desastre a nivel laboral (entre otros), no es una novedad para nadie a estas alturas.


No entraré (hoy), en las interminables colas del paro, ni en la, llamada ya por muchos, generación perdida ,y demás aberraciones de las que estamos rodeados en este ámbito, sino en el mundo laboral puro y duro, para los que tenemos la suerte de formar parte de él a estas alturas.
Leer más

Lo malo de ser impulsiva…

Lo malo de ser impulsiva, es dar una explicación.

Intentar explicar a quienes te han rodeado, las razones que te llevaron a actuar de una manera determinada, cuando la realidad es que te salió de dentro, y no pasó el filtro de tu cerebro (o al menos no lo suficiente), para actuar de otro modo.

Si todo esto lo aderezamos con una pizca (o dos), de arrebato dramático en plan Escarlata O´hara, tenemos la escenita asegurada.

Leer más

Cerrado por Derribo

Siempre he sido de ojos tristes.

Supongo que la miopía que me acompaña desde los ocho años ayuda…

Pero hoy mis ojos además, están tristes.

La ventaja de tener los ojos tristes es que puedo ir por la vida sin que nadie que no me quiera se de cuenta, porque hay que mirar por debajo de la superficie, o simplemente se ven como siempre.

Leer más

Y llegó la primavera… Pero ¡no estresarse!

En Invernalia llevamos ya tres días seguidos de sol, y a mediodía hay que quitarse la chaqueta y colgársela del brazo (porque llevarla, la llevamos, que esto es Invernalia, no lo olvides).

Asique puedo decir, que por fin la primavera ha decidido dejarse ver por aquí…

Y ¡hay que ver!, lo mío no hay quien lo entienda: Todo el invierno suspirando porque llegue el buen tiempo, y cuando lo hace, empiezo a estresarme por las mismas cosas idiotas de siempre.

Leer más

Indiba: Un mimo para la piel. Un placer para los sentidos

Si es que… ¡Siempre me pasa lo mismo!

Descubro algo que me gusta, que me gusta mucho. Que me emociona hasta el punto de querer compartirlo con vosotras, no vaya a ser que (por una vez), no sea la última de unirme a la fiesta… y a la hora de ponerme a escribir… no acabo de sentirme cómoda con esto de creerme en el derecho de aconsejaros algo…

Leer más

Cosas NO en común: La sal de las diferencias

Pues mira, sí.

Hoy me he levantado comprensiva e indulgente con el sexo opuesto, o contrario, o complementario… según a quién le preguntes. Vamos, con ellos.

Será la primavera, con sus flores y mariposas, que de momento sólo veo dibujadas en mi agenda y en los escaparates de ropa, porque el puñetero termómetro se niega a colaborar… Pero estoy tierna hoy, y no es algo a desaprovechar, más que nada por infrecuente.

Leer más

Pidiendo disculpas… por novata torpe

¡He vuelto Mis Chicas!

Por si alguien me había echado de menos por aquí, confesaré que he pagado la novatada blogueril , pensando que durante mis vacaciones sacaría un ratito para ponerme a escribir, y no abandonar vuestra risa a la suerte de encontrar otra fuente de payasadas…

Pero me equivoqué.

Leer más