Amigas vs. Imitaciones: Cómo distinguirlas

Porque, si te dan el pego con un bolso, unas deportivas o unas brochas de maquillaje, y pagas más por una burda imitación de lo que deberías… molesta.

Pero es que en cuestión de amigas, te juegas mucho más…

Andaba yo algo mosca ya, porque el melón que tengo por cabeza no me había regalado todavía ninguna idea que compartir con vosotras esta semana, cuando mi pelirroja favorita en esta galaxia, salió al rescate simplemente siendo ella misma.

Me miró atentamente, y dijo: Ese peinado que te haces últimamente, no lo veo.

He de decir que, en cuestión de amigas, me siento mucho más que afortunada. Tanto, que sinceramente creo que algo bueno debí de hacer en mi anterior vida como león de la selva, algo como dejar escapar a un pobre cervatillo asustado, aguantarme las ganas de fornicar y no matar a mis hijos para conseguirlo, o permitir que una legislatura reinara esa jirafa que tantas ganas tenía…

Y para el que se lo pregunte, sí. Estoy más que segura de que en mi anterior vida fui león. De entonces he conservado una cabellera de imposible doma y una boca como un buzón que me lleva a más de un disgusto porque se niega a mantenerse cerrada.

 

Porque, siendo sinceras… ¿no creéis que muchas de las profesiones que han surgido últimamente tienen su origen en la falta de honestidad de la gente?

Antes no hacían falta asesores de belleza, estilistas, asesores de moda y demás mingadas por el estilo. Tus amigas te avisaban cuando esa falda te hacía parecer una mesa camilla, tu cara parecía un dorito con ese nuevo maquillaje, o ese color de pelo no era para ti.

 

Pero a lo que voy, que una ya, a estas alturas de su vida, se ha encontrado más bien de todo lo encontrable en cuestión de amistades…

Y se ha ido dando cuenta de que las compañeras de trabajo no son amigas sino eso, compañeras, las locas con las que quedas para salir de fiesta no son amigas, son amiguetas, y las novias de los amigos de tu novio son… gilipollas.

Burdas imitaciones, al fin y al cabo.

Todo esto por supuesto, con honrosas excepciones. No me voy a poner en plan generalizadora radical, no va conmigo.

Tal vez la confusión viene, porque amistad es otra de esas palabras que usamos demasiado a la ligera, cuando queremos referirnos a colegas, amiguetes, conocidos y demás fauna variada que nos rodea, o tal vez porque – y sé que la siguiente afirmación puede llegar a causar cierta controversia – las mujeres, en general, tendemos a ser bastante putas unas con las otras…

 

(NOTA: Negaré a cualquier hombre, independientemente de edad, raza o condición sexual, haberles dado la razón en este tema).

 

Y es que, una verdadera amiga, será sincera contigo a pesar de todo, a pesar de tí y a pesar de ella… Porque te quiere.

Una verdadera amiga conoce tus virtudes, y por eso te quiere, y también conoce tus defectos, y te quiere a pesar de ellos.

Una verdadera amiga te apoya en tus malos momentos, te reprende cuando te equivocas, te avisa cuando cree que debe hacerlo y te recoge cuando te caes, aún cuando no le has hecho caso.

En otras palabras, una amiga te cuenta que no le gusta ese peinado o que le encanta tu nuevo pintalabios, te dice que no tienes razón en la última discusión tonta con tu novio, o que la tienes…

Vamos, te alaba lo que haces bien, y te da caña cuando la necesitas.

Y a veces nos equivocamos, y nos dan gato por liebre aduladoras hipócritas que quieren ganarse tu confianza, o envidiosas taimadas que se agazapan esperando cualquier fallo para saltártelo a la cara.

No te dejes engañar, ninguna de ellas te avisará del moco que tienes pegado al borde de tu nariz…. las primeras porque son demasiado finas y piensan que no es su problema, y las segundas porque disfrutan demasiado con tu desliz como para advertirte.

 

Asique, un consejo: Cuando encuentres las originales, no las dejes escapar.

En la vida y al final… Es cierta la manida afirmación que verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano.

Porque para mí la amistad, al fin y al cabo, existe entre dos personas entre las que hay esa clase de querer acompañado de certeza que solo te lo da la familia.

Gracias Mis Chicas. No me faltéis nunca.

 

5 opiniones en “Amigas vs. Imitaciones: Cómo distinguirlas”

  1. Ole … se pude hablar más alto pero no más claro.
    Cuanta razón tienes en q utilizamos la palabra amistad muy a la ligera.
    Por suerte yo tengo una muy buena amiga q siempre está ahí para todo, q me deja claro lo q es el significado de la palabra amistad y q para mi es como mi hermana. Las demás, hoy están si les interesa y mañana desaparecen cuando más las necesitas … me encanta leerte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *