Convertir un detalle en un regalo especial

Y es que, a la hora de hacer un regalo, sobre todo cuando queremos que sea especial, pueden pasar varias cosas…

Justo ahora no se me ocurre nada original, no tengo el presupuesto que querría, ¿le gustará o será una tontería? ¿lo tendrá ya?, y mil etcéteras que nos vuelven locas, sobre todo en estas fechas, y pasamos mil apuros intentando decidir.

Asique ayer, mientras preparaba el regalito de Navidad para Mis Chicas (sí esas, las originales, las que no se me caen de la tecla cada vez que os cuento algo), se me ocurrió compartir con vosotras la idea que he tenido, por si alguna pasa los mismos apuros que yo alguna vez.

Se trata sólo de un detalle, pero a lo mejor os sirve de inspiración.

Y de paso vemos como, con un poco de tiempo e imaginación, podemos hacer algo especial para esa persona que tenemos en mente.

Antes de nada, advierto: Todo lo que me sobra de imaginación, me falta de maña. Las receptoras de este regalo lo saben de sobra (y aún así me quieren), y espero que vosotras me perdonéis, y seguro que si decidís ponerlo en práctica, esto o algo parecido, lo mejoraréis.

Al margen de demás regalos, quería regalar a mis amigas algo que pudiéramos compartir, y para eso me quedaba un presupuesto muy ajustado, asique después de darle un par de vueltas, me traje a casa mascarillas de un solo uso, parches para ojos, una especie de rodajitas de pepino falsas (que añadí sobre la marcha porque me hicieron mucha gracia), minitallas de espuma de baño y de bálsamo corporal, unas barritas de incienso con las tablitas para colocarlas, minivelas, papel celofán, lazo, unas bolsitas plateadas… ¡ah! y unas tarjetas navideñas para dedicar mi regalito.

Repartí las cosa en dos grupos, para poder hacer dos paquetitos  independientes, que luego metería en la bolsa.

 

 

 

 

 

 

 

Utilizando el papel celofán y el lazo, dentro de mi completa inutilidad pero con muchas ganas, hice los dos paquetes y los decoré.

El desastre quedó más o menos así:

 

 

 

 

 

 

 

Luego los metí en la bolsa, y ya sólo quedaba el broche final: la tarjeta dedicada, y un pequeño manual de instrucciones de uso de todo lo que incluía la bolsita, de mi puño y letra, con todo lo que se me ocurrió sobre la marcha, que es como mejor salen las cosas que quieres decir desde el corazón.

Os lo enseño como muestra:

 

Y ya está.

Como veis, el regalo en sí no son las cuatro chucherías que incluí, sino los mimos, la compañía y la diversión.

Lo importante para mí es lo felices que espero que se sientan Mis Chicas, y que sepan todo lo que las quiero y he pensado en ellas mientras lo preparaba todo. Espero que se sientan todo lo especiales que yo sé que son…

¿Qué os parece? ¿Lo conseguiré?

 

NOTA: Pido disculpas por la calidad de las fotos, mi churro de móvil no da para más… Pero tranquilas, la he dado a Mr. Mi Chico mi carta a los Reyes Magos (en la que pedía una cámara nueva) para que la eche al buzón….

3 opiniones en “Convertir un detalle en un regalo especial”

  1. Qué detalle más bonito! Pues yo creo que les hará mucha ilusión. A mi me la haría! No tendrás mi dirección por casualidad, a ver si cae uno! Jajajaja volviendo al tema, es una gran idea para personalizar un regalo. Me la apunto! 😉

  2. Soy una de esas chicas a las que iba dirigido un paquetito que con tanto mimo y cariño ha preparado Sara y puedo asegurar que me ha encantado….gracias por haberme sentido especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *