Disfrutar leyendo

No negaré que he sido, soy y seré, una lectora voraz.

Desde muy pequeña he leído. Y en muchas épocas, todo lo que caía en mis manos, para bien o para mal. He leído cosas buenas y bodrios insufribles. De todo. Y nunca he dejado un libro sin terminarlo, les he dado a todos una oportunidad hasta el final. Lo que sí ha cambiado con el tiempo es mi criterio al escoger.

Y me explico: HE EMPEZADO A LEER LO QUE ME GUSTA.

Después de muchos libros de esos que te debes leer porque son hitos de la literatura, y de otros que no te puedes perder, porque todos dicen que son extraordinarios, he empezado a decidir por un solo criterio, que a mi parecer es el más acertado: MI GUSTO.

Me gusta Elisabet Benavent porque me emociona, Alberto Vázquez Figueroa porque me entretiene, Arturo Perez Reverte* por su forma de ver la vida (y porque le adoro, le adoro, le adoro), Gabriel García Márquez por las historias que me cuenta, Nuria Roca porque no tiene pelos en la lengua, Dan Brown por su desmesurada imaginación, Stieg Larsson porque me dejó con ganas de más, y otros muchos, porque me gustan y ya está.

Asique Señores Críticos, les dejo a ustedes todas esas joyas literarias infumables que llaman (y seguro que tienen razón) obras de arte.

Yo, a estas alturas, ya solo leo por gusto.

 

* Arturo, si al infierno le ha dado por helarse  y estás leyendo esto, puedes ser uno de Mis Chicos, contigo haremos una excepción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *