Estoy de la Ley del Embudo hasta el mismísimo coño

Así, sin adornos ni palabras bien-sonantes para no alarmar a nadie.

¿No tenéis a veces la sensación de estar remando vosotras solas, para encima tener que aguantar comentarios y reproches cuando algo se os escapa?

Hijos, maridos, novios, jefes, compañeros de trabajo…

Tienden a creer que existimos para hacerles la vida más fácil, y nos reprochan las pocas veces que pensamos en nosotras mismas o nos olvidamos de alguno de sus miles de absurdos deseos y necesidades.

Nadie te da las gracias por la casa limpia, la ropa a punto, la comida hecha, el informe entregado o las otras 999 cosas que haces por ellos cada día… pero ¡cuidado! Si te olvidas de comprar SUS cereales favoritos, SU equipación de fútbol no está a punto para el partido o no le has recordado SU reunión de las diez de la mañana… la puntilla la tienes asegurada.

Y sí, tus hijos tienen edad para  recordarte que se acabaron los cereales, incluso para apuntarlo en la lista de la compra, tu chico tiene dos manitas para preparar su equipación y tu jefe una agenda de piel que cuesta una pasta donde apuntar sus reuniones.

Eres su madre pero no su criada, eres su pareja pero no su madre y eres su empleada pero te contrató como técnico, no como secretaria…

Da igual, eres MUJER, existes para ellos.

Y tengo que admitirlo, con quien más molesta estoy en todo esto es conmigo misma. Porque les permito que lo hagan.

No sé si es la mierda de educación machista que hemos recibido, la sociedad que lo maquilla pero te reprocha en silencio si te sales de los cánones que consideran adecuados para una mujer, o nosotras mismas que somos gilipollas, pero tenemos la peregrina idea que ser una mujer como Dios manda, ser una buena madre, pareja o empleada, consiste precisamente en eso.

Y luego claro, si un día la gotita que faltaba colma el vaso y te rebotas, pues te miran con expresión de alarma, como si definitivamente te hubieras vuelto loca… porque LES TIENES MAL ACOSTUMBRADOS.

 

Asique, espabila Chica, empieza a cambiar algunas cosas, o sufre en silencio esta almorrana.

¡A LA MIERDA EL PROPÓSITO UNO!

HOY ESTOY CABREADA

 

2 opiniones en “Estoy de la Ley del Embudo hasta el mismísimo coño”

  1. Tienes toda, pero toda la razón, eres única contando las cosas guapa, mucha fuerza y mucha salud tesoro 😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *